Así es como Fox se roba el petroleo de los mexicanos

El mediodía del miércoles tres de febrero de dos mil dieciseis Vicente Fox se presentó en el piso once del edificio situado en el cruce de avenida Patriotismo y Tintoretto, en la Urbe de México, con su nueva personalidad de petrolero. Aquel día Fox asistió a la sede de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) como representante y asociado de la compañía EIM Capital, la que, en coalición con 3 compañías petroleras de E.U., busca ocasiones de negocios, aprovechando la reforma energética.

El expresidente llegó acompañado de Francisco de la Concha Hamdan, sobrino del exsenador panista Fauzi Hamdan, quien asimismo participa con Fox en EIM Capital. En esta iniciativa hay otro cooperador de renombre: Pedro Cerisola y Weber, quien fungió como secretario de Comunicaciones y Transportes a lo largo de su sexenio.

Fox, Cerisola y Hamdan son miembros del consejo de EIM, y los 3 hacen tarea de cabildeo y administración frente a las autoridades federales para abrirle el paso a la incipiente compañía, que fue constituida el catorce de mayo de dos mil catorce en la Urbe de México, mas que apenas está en camino de especificar sus primeros contratos en el ámbito energético. Los 3, encabezados por Fox, deseaban saber bajo qué condiciones saldrían a la luz las licitaciones para la extracción de petróleo y la generación de energía. Para esto, lograron una cita con el propio presidente de la CNH, Juan Carlos Zepeda Molina, la máxima autoridad del organismo, quien recibió a Fox en la sala de reuniones núm. dos, del piso once, así como los comisionados Sergio Pimentel Vargas y Héctor Acosta Félix.

En la asamblea, Fox puso una propuesta sobre la mesa: apresurar la ronda uno (el primer bulto de posibles contratos sobre la reforma energética) con el objetivo de incluir la explotación de recursos no usuales, como el llamado shale gas, que emplea la polémica técnica de fracking, la que consiste en la fracturación hidráulica de rocas para la extracción de hidrocarburos y que los ambientalistas califican como muy dañina para el ecosistema. Asimismo el expresidente pidió información geológica para situar zonas de futura exploración, en donde podría participar su empresa petrolera, y aprovechó la asamblea para conocer detalles sobre las licitaciones que en aquel momento estaban en curso, para la exploración y extracción de gas y crudo en aguas profundas del Golfo de México. Su interés –argumentó– era que los fondos de inversión enfocados al ámbito energético –como el que impulsa , por setecientos cincuenta millones de dólares– estaban atentos para participar en las primeras concesiones para la explotación de los recursos petroleros del país.

Aquella asamblea duró más o menos una hora, si bien ya desde meses ya antes Fox había comenzado su tarea de cabildero petrolero frente a las autoridades federales. Por poner un ejemplo, el veintitres de septiembre de dos mil quince el exmandatario había acudido al edificio de la CNH para presentar la estructura organizacional de EIM Capital, en la que aparecían como accionistas , su hija Paulina Fox de la Concha y Pedro Cerisola, como los jóvenes empresarios Francisco de la Concha Hamdan y Miguel Francisco Abed Ruiz. En ese primer encuentro, los consejeros del CNH le notificaron a Fox que la quinta licitación de la ronda uno incluiría áreas de exploración de hidrocarburos no usuales, como el shale gas, en los estados de Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz, Noble, San Luis Potosí y Puebla. No obstante, esta modalidad se pasó por último a la segunda ronda –actualmente abierta– cada vez que faltaban reglamentos y reglas para amoldarse en el gobierno.

Con informacion de Proceso