Horrible Encargó que violasen y matasen a su hija de diez años

Un tribunal de la urbe estadounidense de Albuquerque, en Nuevo México, ha comenzado la audiencia del caso de la horrible muerte de una pequeña de diez años que fue violada y asesinada por delincuentes contratados por su madre. La mujer, Michelle Martens, de treinta y cinco años, primero aceptó que observó de qué manera drogaban, violaban y mataban a su hija, si bien más tarde se descubrió que misma había planeado el macabro crimen.

En su página en Fb Martens se describía como una devota cristiana amante de los pequeños, notificó el primordial periódico local, ‘Albuquerque Journal’. La víctima del crimen, Victoria, era la hija mayor de Martens, que tiene asimismo un pequeño de ocho años. «Los quiero tanto», escribió la mujer como comentario de una fotografía de sus hijos publicada en dos mil doce.

No obstante, pese a este supuesto amor, de conformidad con la investigación en los últimos meses Martens dedicó un buen tiempo a la busca de un autor material para el crimen que había urdido mentalmente. Sostuvo encuentros con cuando menos 3 hombres, uno de ellos un compañero de trabajo y otros 2 que conoció por Internet.

Uno de estos últimos, Fabian Gonzales, de treinta y uno años, admitió cometer el horripilante crimen y también invitó a una de sus primas, identificada como Jessica Kelley, para ser su cómplice. Juntos drogaron a la pequeña con metanfetamina y la hirieron sexualmente en el piso de la familia Martens. A continuación el hombre la asfixió y su prima la acuchilló.

Ahora los dos procedieron a mutilar el cuerpo, mas no acabaron el trabajo, sino prendieron fuego a los restos en la bañera. Allá la Policía halló el cadáver de la pequeña el pasado veinticuatro de agosto, tras ser sobre aviso del humo que salía de una ventana. Múltiples fragmentos del cuerpo estaban en la cesta de la ropa sucia, envueltos en plástico.

El jefe de la Policía de Albuquerque catalogó el homicidio de la menor como el «homicidio más horrible» que ha visto en su carrera. A su juicio, los asesinos «mostraron un total menosprecio por la vida humana y la traición de una madre». La propia mujer confesó a los agentes que «gozó observando» de qué forma violaban y mataban a su hija.

Los otros 2 acusados tenían antecedentes penales y el hombre se halla en el plazo de prueba por agresión contra una mujer.


Entre los giros más oscuros que tuvo el caso, su mamá Michelle Martens, y un hombre llamado Fabián González, como una prima de este, Jessica Kelley, fueron acusados por su participación en el crimen.

Michelle, de treinta y cinco años, aseveró a los estudiosos tras su detención que había contactado a hombres en Internet y en su trabajo a fin de que violasen a su hija, conforme señaló el diario Albuquerque Journal. Ella fue la que planificó y contactó a quienes realizaron el crimen de Victoria, mas eso no es todo.

Martens habría mantenido encuentros con por lo menos 3 hombres, añadió el diario. Uno de ellos sería un compañero de trabajo y a los otros -uno de ellos González- los conoció por Internet.

«Este homicidio es el más horrible que he visto en mi carrera», había dicho en el mes de agosto el jefe de policía de Albuquerque, Gorden Eden Jr, tras el descubrimiento del cuerpo de Victoria. «Patentizó un total menosprecio por la vida humana y la traición de una madre», añadió.