La iglesia le da la espalda al gobierno de Peña Nieto, le han fallado al pais, la inseguridad aumento en su gobierno

Las reformas en materia de seguridad del Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto ofrecían la panacea a nuestros males, mas solo abrieron la caja de pandora, escribiendo la “receta del desastre”, aseguró la Archidiócesis de México al hacer un recuento de las cantidades oficiales en materia de seguridad.

La Iglesia católica resaltó los asesinatos de personas inocentes que se transforman en víctimas de l o bien que llamó “la irrefrenable impunidad y el poroso sistema de justicia, que no acierta a castigar de forma ejemplar y ser disuasorio de la comisión de delitos, que desgraciadamente prosiguen a la levanta en muchos ayuntamientos y comunidades a lo largo y ancho del territorio nacional”.

Recordó las autoridades en materia de seguridad pública habían presumido, desde dos mil catorce, de una baja sensible en la incidencia delictiva, alcanzando, en solo un par de años desde el momento en que comenzó el sexenio que languidece, avances muy significativos.

No obstante, añadió, a comienzos del dos mil quince, esta publicidad de seguridad festejó que entre dos mil doce y dos mil catorce los delitos se habían reducido en siete por ciento, conforme los Primordiales Avances de la Política de Seguridad dos mil catorce de la Secretaría de Gobernación.

“Fue una lamentable estrategia triunfalista para pender de alfileres uno de los objetivos prioritarios: progresar las condiciones de seguridad y asegurar calma en todo el territorio nacional”, especificó el Episcopado mexicano en su editorial Desde la Fe.
Conforme con el INE y Geografía (INEGI), en dos mil dieciseis se registraron veintitres mil novecientos cincuenta y tres homicidios en México, una proporción de veinte homicidios por cada cien mil habitantes a nivel nacional, tasa superior a la de dos mil quince que fue de diecisiete homicidios por cada cien mil habitantes, y diez entidades federativas concentraron los índices de homicidios más altos, siendo las más peligrosas para vivir: Colima, Guerrero, Chihuahua, Sinaloa, Zacatecas, Morelos, Baja California, Baja California Sur, Michoacán y Tamaulipas.

“Las cifras oficiales estremecen y el caso de la Urbe de México es paradigmático y preocupante”, apuntó la Iglesia católica.
Conforme el Observatorio Nacional Ciudadano, en el primer cuatrimestre del dos mil diecisiete, el asesinato culposo aumentó en el setenta y cinco por ciento de las delegaciones de la capital.

Otros delitos van a la levanta. Exactamente el mismo reporte del Observatorio Nacional Ciudadano apunta que con relación a el dos mil dieciseis, en el primer cuatrimestre de dos mil diecisiete, el rapto aumentó en diez por ciento; la extorsión en veintitres por ciento y el hurto con violencia en veintisiete por ciento.

La Archidiócesis precisó que las cantidades van a poder quedarse en el papel como objeto de estadística; no obstante, afuera, en las calles y comunidades, “hay una ciudadanía disgusta y desilusionada de los misérrimos resultados y el incumplimiento de lo que fue puesto como prioridad para conseguir mejores condiciones de seguridad”.

En el tema del incremento de la violencia la Iglesia católica cuestionó la resolución de desaparecer la Secretaría de Seguridad Pública.

“¿Convino que la Secretaría de Gobernación tomara nuevamente las bridas de la seguridad pública? Corrupción y también impunidad son los ingredientes de la catástrofe en las que nos encontramos”, señaló.
Conforme con datos publicados el día de hoy por el secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la cantidad mensual de asesinatos redujo el mes de julio en comparación con mayo y junio que habían presentado incrementos.

En el mes de julio, la cantidad de homicidios dolosos fue de dos mil veintinueve, doscientos ocho menos que en el primer mes del verano cuando se registraron dos mil doscientos treinta y siete.

Los estados de Baja California, Chihuahua, Colima, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Estado de México, Puebla, Sinaloa y Veracruz encabezan la lista con el mayor número de ejecuciones.

En lo que se refiere a los secuestros, en el mes de julio se reportaron noventa y uno casos, diecisiete menos que el mes de junio donde se abrieron ciento ocho carpetitas de investigación.

El delito de extorsión asimismo redujo, pasó de quinientos cuatro a cuatrocientos casos.

Con respecto al hurto de automóviles con violencia, de los cinco mil trescientos setenta y siete reportados en el mes de junio, el mes pasado la cantidad bajó a cinco mil doscientos ochenta y seis. No obstante, el hurto de autos sin violencia aumentó a cinco mil doscientos ochenta y seis.