Otro fraude multimillonario de amigos de Peña Nieto, ahora en el mercado inmobiliario

Homex, cuyo creador y presidente del consejo de administración Eustaquio de Nicolás fue compañero de cuarto y amigo del alma de Enrique Peña Nieto en su temporada estudiantil, alcanzó un acuerdo con la Comisión de Valores de USA (SEC) para solucionar cargos por reportar ventas falsas de residencia para acrecentar ingresos, lo que representa un fraude contable hasta por tres mil trescientos millones de dólares estadounidenses.

Homex privó a sus inversores de resultados financieros precisos y fiables, difundiendo los números dominantes que eran prácticamente totalmente compuestos, afirmó la directiva de la división de Cumplimiento de la Comisión del Mercado de Valores de U.S.A. (SEC, por su iniciales en inglés), Stephanie Avakian, en un comunicado. O en otras palabras mintió descaradamente y vendio cosas que nunca existieron.

El viernes, la Comisión avisó que la desarrolladora mexicana de residencia reportó la venta de cien mil casas que no había construido, ni vendido, con el propósito de inflar sus ingresos del dos mil diez al dos mil trece.

Con esto, la transmisora sobrestimó sus ingresos en trescientos cincuenta y cinco por ciento  o bien en en torno a 3.3 mil millones de dólares americanos y aumentó el número de casas vendidas en más o menos trescientos diecisiete por ciento

En el dos mil dieciseis su negocio registró una pérdida neta afianzada de seis con novecientos ochenta y tres millones de pesos. Conforme lo reportado, sus ingresos ascendieron a novecientos doce millones por la escrituración de uno con cuatrocientos ochenta y cuatro casas, que significaron un aumento de trescientos treinta y cinco por ciento  si se equiparan con los resultados del dos mil quince, cuando escrituró trescientos cuarenta y uno unidades y consiguió ingresos por trescientos cuarenta y seis millones de pesos.

Homex desarrolla residencia de interés social y residencia media, con un costo promedio de quinientos veinte mil. En el dos mil cuatro alistó sus acciones simultáneamente en la BMV y en la Bolsa de Valores de la ciudad de Nueva York.

Cuando Enrique Peña Nieto ganó las elecciones, pocos empresarios parecían tener una perspectiva más conveniente que él: era gran amigo del Presidente y empresario triunfante, creador de la segunda mayor constructora de residencia del país, así como su hermano Gerardo. La vida le sonreía: Peña Nieto compartió exactamente la misma vivienda de estudiantes en la colonia Florida del DF, y desde ese momento cultivaron una amistad próxima.

Tal y como si fuesen uña y mugre uno hizo fraudes en la política mientras que otro hizo fraudes con el mercado inmobiliario. Es claro que mientras el PRI este en el poder este corrupto no va a tocar la cárcel. Esta es la clase de personas que le tienen miedo a AMLO, sabe que merece estar en la cárcel, pero mientras tenga amigos en el gobierno no será así.