Peña Nieto espia a Carmen Aristegui y a su hijo ilegalmente

¿Hasta donde llegan las chingaderas de Peña Nieto? No solo espio a Carmen Aristegui y a muchos periodistas mas, si no aparte espio al hijo de la periodista. Un software que segun se usa para protejer al Pais, ¿Sera que habran asesinado a Javier Valdez por una investigacion que iba a sacar sobre el gobierno? No podemos afirmarlo, pero solo en un pais como este existe la duda de una infamia asi.

El diario The New York Times descubrió a través de una investigación, que agencias federales mexicanas han gastado ochenta millones de dólares estadounidenses para espiar a cronistas y activistas, a través de un software utilizado para terroristas, de una compañía de origen israelí.
Señalados defensores de derechos humanos, cronistas y activistas anticorrupción de México han sido perjudicados por un avanzado programa de espionaje adquirido por el Gobierno mexicano que, teóricamente, solo ha de ser usado para investigar a delincuentes y terroristas.
Entre los blancos del programa se hallan abogados que estudian la desaparición de los cuarenta y tres estudiantes de Ayotzinapa, un economista que asistió a escribir un proyecto de ley anticorrupción, 2 de los cronistas más influyentes de México y una estadounidense que representa a víctimas de abusos sexuales cometidos por la policía. Los intentos de espionaje aun han alcanzado a los familiares de los activistas y cronistas, incluyendo un adolescente.
El software conocido como Pegasus se infiltra en los teléfonos inteligentes y otros aparatos para monitorear cualquier detalle de la vida diaria de una persona a través de su celular: llamadas, mensajes de texto, e-mails, contactos y calendarios. Aun puede emplear el micrófono y la cámara de los teléfonos para efectuar vigilancia; el teléfono de la persona observada se transforma en un micrófono escondido.


La compañía que fabrica el software, NSO Group, asevera que vende la herramienta de forma exclusiva a los gobiernos a condición de que solo sea usada para combatir a terroristas o bien conjuntos delincuentes y carteles de drogas como los que han violentado a los mexicanos desde hace un buen tiempo.
No obstante, conforme decenas y decenas de mensajes examinados por The New York Times y analistas forenses independientes, el software ha sido usado para observar a ciertas personas que han sido más críticas del Gobierno, como a sus familiares, lo que muchos ven como un intento sin precedentes para desgastar y también amedrentar a la gente que procura ponerle fin a la corrupción que afecta a la sociedad mexicana.
“Somos los nuevos oponentes del Estado”, apuntó Juan Pardinas, directivo general del Instituto Mexicano para la Competitividad, quien redactó y también impulsó la legislación anticorrupción apodada Ley 3de3. Su iPhone y el de su esposa fueron blanco en múltiples ocasiones del programa espía, conforme un análisis forense independiente. “La nuestra es una sociedad en la que la democracia se ha deteriorado”, aseveró Pardinas.
Los ciberataques complejos contra ciudadanos son indicativos de las luchas internas que se libran en México y despiertan cuestionamientos legales y éticos sobre un Gobierno que encara fuertes críticas por sus antecedentes en temas de derechos humanos.
Conforme la ley mexicana, un juez federal es el único que puede autorizar la vigilancia de comunicaciones privadas y solo cuando los funcionarios prueban que tienen un caso bien armado para efectuar esa petición. Es poquísimo probable que el Gobierno haya recibido esa aprobación judicial para piratear los teléfonos de los activistas y cronistas, comentaron múltiples exfuncionarios de los servicios mexicanos de inteligencia.

Con informacion de proceso, sin embargo y la jornada