PRD es el mejor aliado del PRI en el Edomex

¿Por qué razón el perredista Juan Zepeda no rechaza por Delfina Gómez para asegurar un concluyente triunfo de la izquierda en el Estado de México? Por exactamente la misma razón que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) estatal no deseó aliarse con Acción Nacional (PAN): Pues le pagan a fin de que sirva a Enrique Peña Nieto y a su primo, el aspirante Alfredo del Mazo.

Esta coalición de Zepeda con el PRI que controla Peña desde Los Pinos, y que incluye al gobernante Eruviel Avila, no es solo una imputación de Andrés Manuel López Obrador –lo llama “palero”–, sino más bien de perredistas, sobre todo los miembros de las corrientes Nueva Izquierda (NI) y Galileos, quienes odian al líder nacional de Morena y anhelan una coalición con el PAN.

Zepeda es miembro de la corriente Opción alternativa Democrática Nacional (ADN), hegemónica en el PRD del Estado de México y que jefatura el exsenador Héctor Bautista, y si bien sus componendas con los gobiernos priistas vienen desde Arturo Montiel, fue en la elección interna por la candidatura que surgieron detalles de la coalición con Peña, Eruviel y Del Mazo.

Y fueron los aspirantes de Nueva Izquierda que encabeza Jesús Ortega, Javier Salinas, y de los Galileos –un desprendimiento de Los Chuchos–, Eduardo Neri, quienes documentaron el despilfarro de más de quinientos espectaculares, regalo de relojes, despensas, bultos de cemento, varilla y láminas para imponerse como aspirante.

Solo en contratar por un par de meses los quinientos anuncios espectaculares distribuidos en el territorio mexiquense, con su semblante, Zepeda gastó treinta y dos millones de pesos, conforme Salinas, a pesar de que el máximo de la precampaña era de solo 6 millones de pesos.

Zepeda asimismo obsequió 100 mil relojes de pulso, con su nombre impreso en la carátula, que costaron un par de millones y medio de pesos, conforme con las estimaciones de Salinas, quien además de esto denunció que un número indeterminado de camionetas de color blanco repartieron a la población despensas, cemento, varillas y láminas.

Los automóviles –detalló– tenían adherida a la portezuela una calcomanía con fondo amarillo y letras negras que afirman “ADN” –nombre de la corriente perredista de Zepeda–, al lado de otra con el distintivo del PRI y una leyenda: “Éntrale, Estado de México”.

Salinas afirmó sobre el despilfarro de Zepeda: “No solo son los quinientos espectaculares que tiene contratados ahora, asimismo, a lo largo de su informe como legislador, contrató otros quinientos espectaculares más y asimismo pagó, al estilo de Rafael Moreno Valle, las portadas de 2 gacetas en las que se publicó un documental grande con muchas fotografías”.

El líder de Nueva Izquierda en el Estado de México aseveró que el gobierno estatal y Del Mazo desean un aspirante a modo que sea cómplice: “Aquellos que se opusieron a la coalición son exactamente los mismos que le hacen el juego al PRI gobierno”.

Y demandó: “Que saque las manos el gobierno. ¿De dónde salió el dinero? ¿Del guardado de regir Ciudad Neza o bien es financiado por el gobierno del estado? O bien desde el Legislativo a fin de que vote en favor del PRI. Eso es éticamente incorrecto y condenable”.

Eduardo Neri, aspirante de los Galileos que encabezan Guadalupe Acosta Naranjo y Fernando Belaunzarán, en público identificó el origen del derroche con el que se impuso Zepeda como candidato: “Han derrochado recursos que, en la mayoría de los casos, proceden del gobierno del estado y también, aun, del PRI”.

Al final, este millonario derroche de Zepeda quedó impune, sobre todo en los órganos electorales del estado controlados por el PRI, e incluso la coalición con el Partido del Trabajo (PT) asimismo se frustró.

Hasta el vocero de los Galileos, Fernando Belaunzarán, lamentó esta decisión: “Bien justa nos tenemos la resolución del PT, puesto que frente al fallo histórico de ciertas corrientes del partido, encabezadas todas y cada una  por Héctor Bautista, los partidos de la izquierda nos han dejado solos y ahora está bajo riesgo hasta nuestro registro”.

Ese es Juan Zepeda, quien pronto, de conformidad con la estrategia del PRI, aparecerá empatado con la aspirante de Morena en encuestas fabricadas y utilizadas como publicidad para distraer de lo que todo planeta sabe: Es una disputa entre Del Mazo y Delfina Gómez.