No son validas las quejas contra Del Mazo, ya no la hagan de pedo: INE

Al «solucionar» o mas bien mentarle la madre a todos los ciudadanos del pais, sobre las protestas de Ahora y Morena relacionadas con el supuesto financiamiento ilegal de la campaña del aspirante a gobernante del estado de México por el PRI, Alfredo del Mazo a través de recursos de la compañía OHL el Instituto Nacional Electoral consideró improcedentes estos recursos. La razón: se estimó que las pruebas aportadas por el manejo de recursos –estimados por los quejosos en mil seiscientos millones de pesos-, no acreditan vínculo con el campo electoral.

No obstante, en su resolución se determinó dar vista a la Procuraduría General de la República, la Auditoría Superior de la Federación, la Segregaría de la Función Pública, el órgano de control interno del gobierno del estado de México y Banobras a fin de que, en el marco de su competencia se examinen si en estas operaciones existen irregularidades en el manejo de recursos públicos y la vinculación con OHL.

A lo largo de la discusión de las protestas, se discutieron ciertos aspectos de las diferentes vertientes de exactamente las mismas, de manera especial, el supuesto financiamiento derivado de las concesiones carreteras de la compañía OHL para reforzar las campañas políticas del PRI no solo de Del Mazo, sino más bien de otras campañas proselitistas del estado de México.

Al cuestionar el desempeño del Instituto Nacional de Estadística en torno al financiamiento ilegal, el representante de Morena, Horacio Duarte, censuró el desempeño del instituto cuya intención, conforme afirmó, es desactivar todos y cada uno de los recursos y elementos que apunten a un supuesto financiamiento ilegal de la campaña de Del Mazo.

En este marco denunció el enfrentamiento de interés que implica al titular de la Unidad Técnica de Fiscalización, Eduardo Gurza, quien fue miembro del Consejo Directivo de Banobras, cuando Del Mazo era directivo de esa corporación.

A lo largo de la discucion electoral, los representantes del PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín y del PVEM, Jorge Herrera, reviraron señalando que no había elemento alguno que mantuviera una de las primordiales acusaciones de Morena: el financiamiento de las tarjetas rosa por esta vía.

No obstante, los dos acusaron que la Unidad Técnica de Fiscalización realmente había tenido un trato cortés cara Morena pues en el caso de los supuestos descuentos de los trabajadores del municipio de Texcoco, cuando la ex- aspirante a gobernadora, Delfina Gómez, solo había derivado en una multa.

No obstante, el centro del discute se concentró en que se estudiarán más pormenorizadamente los vínculos entre la tarjeta rosa ofrecida por la campaña del Del Mazo con condicionamientos de programas sociales y alzamiento de datos personales de supuestos adjudicatarios. En contraste al caso Coahuila, donde horas ya antes sí se había detectado y sancionado ese vínculo directo entre el ofrecimiento priísta y una manipulación de los programas sociales, en un caso así, no había elementos suficientes para acreditarlo.

El consejero Benito Nacif apuntó que en el caso de Coahuila era clarísimo el alzamiento de un padrón, caso contrario al del estado de México, donde había una historia legendaria donde se establecía que los datos personales pedidos era para remitirles información sobre otros programas sociales.

No obstante, se determinó dar vista al Instituto Nacional de Trasparencia y Acceso a la Información a fin de que se investigue si hubo irregularidades en el manejo de los datos personales.